¿Puede ser la política una buena noticia?